Una cárcel olvidada. Paso de los Toros Una cárcel olvidada. Paso de los Toros
50 años de la OPP 50 años de la OPP
El refugiado y otros ocultamientos El refugiado y otros ocultamientos


Roberto Caldeyro Barcia el mandato de una vocación

Autores/ arrow A-C/ arrow Alcides Beretta Curi/ arrow Roberto Caldeyro Barcia el mandato de una vocación

Roberto Caldeyro Barcia el mandato de una vocación

No se disponemos de stock sobre este producto

Roberto Caldeyro Barcia (1921-1996) fue uno de los más destacados científicos uruguayos. Su labor recibió, tempranamente, reconocimiento internacional y fue candidato a Premio Nobel en tres ocasiones. Es por eso que su nombre está íntimamente ligado al desarrollo de la investigación y la ciencia en nuestro país. En el Servicio de Fisiología Obstetricia de la Facultad de Medicina, junto a Hermógenes Álvarez, impulsó los estudios sobre la actividad contráctil del útero grávido y sus efectos sobre el feto. Esos estudios señalan el nacimiento de la llamada "Escuela de Montevideo", convertida en una referencia internacional. Las investigaciones que desarrolló durante cuatro décadas al frente de un equipo le abrieron las puertas de los grandes centros científicos y universitarios de Europa, Canadá, Estados Unidos y Japón. El mundo de la ciencia anglosajona lo reconoció como uno de sus pares y le dio un sitio en sus Academias y Sociedades Científicas.

Editorial: Trilce
ISBN: 9974324343
Peso: 460 grs.

Buscar por: palabra género isbn editorial

Búsqueda por autor

Ingresar a su cuenta

Cambiar moneda


Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Click en "me gusta" para seguirnos en Facebook

Títulos destacados

Una cárcel olvidada. Paso de los Toros Una cárcel olvidada. Paso de los Toros URU $650.00
El refugiado y otros ocultamientos El refugiado y otros ocultamientos URU $590.00
50 años de la OPP 50 años de la OPP URU $650.00

Ayudas

Categorías populares

 

entrelibros.com.uy

EntreLibros es una librería virtual, pero fundamentalmente se propone ser un espacio de intercambio cultural. En el siglo en que entramos el desarrollo se medirá principalmente por la evolución cultural, encuadrada en ella, la evolución tecnológica y científica. Y no hay evolución cultural sin mejoramiento del propio ser humano. Y no hay mejoramiento sin intercambio.